7 may. 2008

Los jóvenes alteños prefieren la confección para aprender

(La Prensa) Corte y confección es considerada un área lucrativa para los jóvenes alteños. Así lo demuestra el programa de Capacitación Laboral para Bachilleres del municipio de El Alto. El secretario municipal del Programa de Formación Técnica Laboral para Bachilleres, Félix Chalco, destacó que alrededor del 30 por ciento de los inscritos en el programa los últimos dos años —1.699 bachilleres en total— prefirió ese rubro. “Es que nuestros jóvenes capacitados están trabajando en empresas grandes de confección para exportar, porque hay gran requerimiento de mano de obra calificada”. Desde 2006, el municipio y la Fundación Autapo ponen en marcha ese programa que da capacitación gratuita a muchachos de entre 17 y 25 años de escasos recursos y que culminaron los estudios escolares. Las convocatorias se hacen cada ocho meses. La de este año es la cuarta y para esta versión el municipio dispone de 500 plazas en cinco áreas que el mercado alteño requiere: orfebrería, metal-mecánica, corte y confección, servicios en general y cuero. El director de Inversión y Promoción Empresarial del municipio de El Alto, Gróver Calle López, subraya que éste es uno de los programas estrella del municipio: “Buscamos reducir el índice de desempleo en población que puede trabajar”. Hasta fin de mayo se recibirán las inscripciones en la Oficialía Mayor de Promoción Económica de la Alcaldía, en la calle 5, entre las avenidas Franco Valle y 6 de Marzo en El Alto. Las clases iniciarán en junio. Los postulantes deben presentar una fotocopia de su carnet y del título o libreta de bachiller y un croquis de su domicilio, para comprobar si ellos son de bajos ingresos. Los detalles de los cursos Félix Chalco explica que los cursos duran ocho meses; los primeros cinco son de capacitación, y los tres restantes, de práctica en la empresa del rubro elegido. En la primera etapa, cada alumno recibe ocho bolivianos diarios. Chalco detalló: “Como son de bajos recursos, ésta es una forma de ayudarlos, en su alimentación y sus pasajes”. Como los cursos son intensivos, muchos no pueden dirigirse a sus casas a almorzar por falta de recursos o por vivir lejos. Las mujeres que sean madres reciben el doble de ese beneficio, y los institutos capacitadores que inscriban discapacitados recibirán 10 por ciento más de lo que cuesta el curso. Los que acaban el curso ingresan a prueba en las empresas y luego optan por el puesto. Los cursos Construcción de estruct. metálicas Confección industrial de poleras Fabricación de calzados Panadería y repostería Joyería casting Joyería contemporánea Muebles de madera y prefabricados Impresiones offset Confección de ropa de trabajo Confección de ropa deportiva Construcción de muebles clásicos Instalación de gas domiciliario Tornería y mecánica de precisión Confección de jeans Confección de prendas de importación Confección industrial de deportivos Metal-mecánica Manufactura de artículos de cuero Operario en máquinas de confección Tallado y tapizado de muebles