2 dic. 2008

Nueva CPE señala a la educación como al eje del desarrollo social y humano

La Paz, 02 dic (ABI).- La concepción que se ha impreso en la nueva Constitución Política del Estado respecto de la educación, es que es el componente central del desarrollo social y del desarrollo humano, aseguró este martes el ministro de Educación y Culturas, Roberto Aguilar.

Indicó que, en ese sentido, establece que el Estado tiene como obligación el de preservar que la educación como su función primaria y asume su responsabilidad para financiar ese componente.

Aguilar expresó que el nuevo texto constitucional recupera el contenido de lo plurinacional y comunitario. "Pero lo más importante, es que se establece que la educación es universal".

"No podemos entender la educación solo en el tema de la gestión, sino también en términos de calidad", agregó.

Dijo que el componente de la interrelación de estos dos elementos, definición de políticas y la gestión, permitirá generar un proceso de cambio que todavía está en una etapa de diseño, básicamente por el sistema de administración del territorial que contempla el Estado autonómico.

El titular de Educación aseguró que la descolonización es uno de los temas más debatidos, tomando en cuenta que el sistema colonial generó un proceso de marginamiento y discriminación.

Señaló que ese proceso excluyó al indígena, marginación social que se mantuvo con el advenimiento de la República.

"Cuando llegan los españoles introducen el proceso de castellanización para homogeneizar a la población y a partir de eso generar una nueva identidad, desconociendo la diversidad cultural", recordó Aguilar.

En ese contexto, apuntó que el proceso descolonizador que impulsa la nueva Carta Magna permitirá la diversidad cultural, porque "a nadie se le ha de imponer un idioma o una forma cultural; hay un respeto a los saberes y conocimientos indígenas, el respeto a los saberes urbanos que se han ido desarrollando. El respeto a la diversidad es central".

Explicó que el componente de la descolonización es que los contenidos curriculares son únicos para evitar una división entre lo urbano y rural, como ocurre actualmente.

"No hay que ver este proceso desde la óptica indígena, hay que verlo desde el punto de vista de generar justicia social y romper con las formas de discriminación", insistió Aguilar.

Por ello reivindicó el respeto al derecho de los padres para elegir el tipo de educación que recibirán sus hijos y, en el caso de la religión, el padre tiene derecho a que se respete su espiritualidad.

"La nueva Constitución habla de que el Estado debe usar dos idiomas, el castellano de forma obligatoria y otro regional; este último se decidirá y ahí viene la participación de la población", concluyó.

Da/Dgav ABI