15 may. 2008

Las portátiles de OLPC son resistentes a casi todo

TECNOLOGÍA • Son pequeñas, fáciles de operar, livianas, no contienen tóxicos y otros.

(La Razón) Las computadoras portátiles producidas por la Fundación ´Una portátil para cada niño´ (OLPC, por sus siglas en inglés), están diseñadas exclusivamente para niños y poseen al menos 10 cualidades que las hacen resistentes a todo y únicas en su tipo.
“Son computadoras fabricadas para que cumplan con las normas que rigen la producción de equipos electrónicos para niños: son resistentes, no contienen sustancias tóxicas y su sistema es sencillo de aprender, casi intuitivo”, explicó el jefe nacional de Tecnología de Información de Soboce, Alaín Pacheco.

Soboce regalará, en una primera fase, 100 de estos equipos a igual número de niños de Viacha.

Las cualidades de las computadoras son las siguientes: miden cerca de 24 centímetros cuadrados, casi el mismo tamaño que un libro, y sólo pesan 1,5 kilogramos. “Ligeras y compactas como para que los alumnos las trasladen como si fueran maletines o en sus mochilas”, dijo Pacheco.

Asimismo, carecen de sustancias tóxicas; en el caso específico de la pantalla, ésta no tiene mercurio líquido, a diferencia de las portátiles convencionales. El equipo puede resistir, según las pruebas, hasta una caída de siete metros y está herméticamente sellado, lo que impide el ingreso de cualquier líquido.

Los programas instalados, sobre la base del sistema operativo Linux, son muy fáciles de usar. “Tienen juegos didácticos, creadores musicales, procesadores de texto y de números. Además puede acceder a internet inalámbrico, de manera limitada” a páginas educativas, agregó.

También se pueden conectar con otras máquinas para trabajar en red en el aula y tanto la batería como el equipo tienen una vida útil de cinco años.

SU DISTRIBUCIÓN

Soboce • La Sociedad Boliviana de Cemento entregará, antes del receso pedagógico, 100 computadoras portátiles fabricadas por la fundación OLPC. La distribución se ampliará.

Proyecto • El Gobierno anunció un plan sobre la base de una alianza con OLPC y el empresario boliviano Marcelo Claure, a fin de adquirir estas computadoras para los niños del país.