21 dic. 2008

Gobierno afirma que la alfabetización es un triunfo para todos los bolivianos

La Paz, 21 dic (ABI).- El ministro de Educación, Roberto Aguilar, manifestó este domingo que constituye un triunfo para todos los bolivianos el hecho de que Bolivia haya sido declarado territorio libre de analfabetismo.

El sábado (ayer) la Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (UNESCO) declaró al país "territorio libre de analfabetismo", tercer país en América Latina en ingresar a este rango.

"Es un triunfo que debemos recibir todos los bolivianos y bolivianas por varias razones, la primera, porque es innegable que el analfabetismo es una de las muestras más claras de exclusión y discriminación en la educación", aseguró.

Indicó que un analfabeto es una persona mayor de 15 años que no tuvo la posibilidad de acceder a la educación o de continuar los estudios que de repente pudo haberlo iniciado en primaria.

Aguilar dijo que es por ello que el analfabetismo está ligado a condiciones de pobreza, por eso es que los iletrados pertenecen a condiciones sociales precarias.

"Por eso es que el analfabetismo generalmente está ligado a condiciones de pobreza, los analfabetos pertenecen a condiciones sociales precarias", aseguró.

El Ministro de Educación indicó que al analfabetismo se lo considera como uno de los efectos más duros de situaciones de pobreza.

"El haber logrado vencer el analfabetismo en Bolivia, que no es un triunfo de un solo momento, sino que debe ser sostenido a lo largo del tiempo, es también dar un paso en contra de la pobreza", declaró.

Roberto Aguilar indicó que se pudo alfabetizar a más de 823 mil personas gracias a la voluntad que se asumió desde el propio Gobierno, hecho que fue ponderado por la propia UNESCO.

Recordó que desde el 13 de marzo del 2006 se emitió el decreto supremo que creó el Programa Nacional de Alfabetización y a partir de ello se organizó la parte metodológica con la participación de los educadores de Cuba y Venezuela.

A partir de ello, indicó Aguilar, se creó el Programa "Yo, sí puedo" con base audiovisual, televisores y videocaseteras y se complementó con facilitadores que acompañaron todo el proceso de alfabetización.

Señaló que el programa "Yo, sí puedo" se desarrolló en 34 meses con el método básico de instalar un televisor en cada centro de alfabetización con la participación de 49 mil facilitadores que fueron capacitados por los asesores cubanos y bolivianos.

"A partir de ello se vino haciendo un rastreo de todos los municipios, el apoyo de las alcaldías también fue importante porque muchos de ellos otorgaban alimentación, vivienda y el transporte para los asesores y facilitadores", recalcó el ministro Aguilar.

Ponderó el esfuerzo colectivo e inmenso con un apoyo que se debe valorar bastante de parte de Cuba y Venezuela para concretar el programa en su integridad.

Señaló que sólo Cuba donó 30 mil televisores, más de 8 mil paneles solares y más de 30 mil videocaseteras.

Lo propio fue con Venezuela que donó cartillas y apoyo financiero. El costo total de dicho programa fue de más de 260 millones de bolivianos con la participación boliviana de unos 30 millones de bolivianos.

"Lo más importante fue la decisión del Gobierno de concretar este programa", indicó el ministro Roberto Aguilar.

POSTALFABETIZACIÓN

Según la autoridad, se reorganizará el Programa Nacional de Alfabetización para que pase a ser una parte fundamental y componente del Ministerio de Educación.

Calificó al analfabetismo de "traicionero" porque si no se continúa con esa labor, en uno o dos años, Bolivia puede volver a tener índices de analfabetismo altos.

Es por ello, manifestó, que el programa pasará a ser parte del Ministerio de Educación para mantener siempre vigente el programa de alfabetización como una política de Estado.

En ese sentido, dijo que desde febrero se inicia el programa post alfabetización "Yo, sí puedo seguir".
Mpa/Pta ABI