20 dic. 2008

Tres años de trabajo solidario permiten a Bolivia declararse libre de analfabetismo

La Paz, 20 dic (Redacción central / ABI).- Fueron tres años de un trabajo que tocó los sentimientos más profundos de justicia e inclusión social, de una labor que involucró en su esfuerzo a miles de bolivianas y bolivianos, y decenas de voluntarios y voluntarias cubanos y venezolanos para lograr que Bolivia sea declarada esta sábado como territorio liberado de analfabetismo.

El coordinador de la Asesoría Cubana y Venezolana del Programa de Alfabetización "Yo, si puedo" Javier Labrada, certificó que ese esfuerzo humano y la solidaridad como a los principales factores para Bolivia haya derrotado al analfabetismo.

"Ha sido el esfuerzo humano, ese esfuerzo de todos los días de tres años de trabajo para de luchar con los participantes del programa a erradicar el analfabetismo de Bolivia. Este es un programa que ha llegado a todos los lugares de Bolivia sin exclusión, con la participación de todos", señaló.

Las cifras históricas de marginación a la que siempre estuvieron sometidos los sectores populares señalaban a Bolivia como al país con los índices más altos de analfabetismo de América Latina y el Caribe, solamente superado por Haití.

Como producto de la exitosa ejecución del programa "Yo, sí puedo", 819.417 iletrados (99.5 por ciento del total nacional) fueron alfabetizados sobre un universo registrado de 824.101 en todo el país. Este fue el resultado de ese camino de solidaridad que comenzó a ser escrito hace tres años.

En ese contexto, Labrada aseguró que, de no haber sido por la voluntad política del presidente Evo Morales, que decidió llevar adelante un programa que llegara a todas las personas que no sabían leer ni escribir, tampoco habría sido posible hacerlo.

Labrada manifestó que el esfuerzo principal lo realizó Bolivia con la disposición de sus instituciones, quienes apoyaron en la creación de comisiones en todos los niveles para llevar adelante el programa "Yo, si puedo".

Destacó que la ayuda de Cuba y Venezuela no sólo fue financiera, sino que también fue con recursos humanos, llegando a sumar 128 colaboradores cubanos y 47 venezolanos.

Además de 60 mil colaboradores bolivianos que participaron de las comisiones como facilitadores y coordinadores del programa.

"Este es un programa que ha llegado a todas las comunidades del país; han sido alrededor de 60 mil personas que han colaborado con nosotros para llevar adelante este esfuerzo", dijo.

Cada comisión estaba formada por miembros de alcaldías, iglesias, trabajadores sociales, maestros, juntas vecinales; así también ONG’s que desarrollaban actividades de alfabetización independiente que se sumaron a la cruzada.

Acotó que siempre hubo personas interesadas en erradicar el analfabetismo en Bolivia, pero no tenían el apoyo necesario para hacerlo, situación que pudo ser destrabada gracias al apoyo del Gobierno.

Se implementaron alrededor de 30 mil televisores, 30 mil reproductores de video, y 213 mil lentes para aquellas personas que tenían dificultades visuales.

Se instalaron 8.350 sistemas solares en aquellas comunidades en las que no existía energía eléctrica, además en cada grupo que se puso a disposición 17 casetes de videos del programa, cartillas, manuales para el facilitador.

Asimismo, Labrada resaltó que el programa se haya hecho también en los idiomas de aymara y quechua, petición expresa del Presidente Morales, característica permitió el éxito de la campaña.

"Hemos podido observar cómo el programa ha sido aceptado por la población, por las autoridades que han apoyado en la implementación del programa en idiomas que se hablan acá en Bolivia".

Explicó que se realizó este programa de alfabetización por solicitud del presidente Morales el cual a pocos días de haber sido electo, solicitó que se realice un convenio de cooperación con el Gobierno de Cuba, en el cual se incluyó la realización del programa de alfabetización en Bolivia.
Afbs/Dgav ABI